Valiente Granja de Cocodrilos

Un grupo de turistas al visitar una granja de cocodrilos fueron llevados a una estructura flotante en medio de una laguna rodeados de estos peligrosos animales.

El dueño de la granja de cocodrilo lanzó un desafío a todos sus invitados: «Quien se atreva a saltar, nadar hasta el borde y sobrevivir, será galardonado con 1 millón de dólares».

El silencio fue ensordecedor y nadie se atrevió a moverse.
De repente, un hombre saltó al agua.

Desesperadamente nadó hacia la orilla mientras era perseguido por los cocodrilos. Con enorme suerte, salió de la laguna llevándose la total admiración de los otros compañeros.


El dueño de la granja de cocodrilos anunció:
«Increíblemente tenemos un valiente ganador». Después de cobrar su recompensa y que todo había terminado, la pareja volvió al hotel. Al llegar el gerente del establecimiento le dijo: Lo felicito, fue muy valiente de su parte saltar.

El hombre contesto: ¡Yo no salté, alguien me empujo!
Su esposa sonrió y fríamente dijo: «Sepalo bien: todo, todo lo que este hombre ha logrado ha sido gracias a que siempre lo he empujado»

Moraleja:

«Detrás de cada hombre exitoso, hay una mujer poderosa…que lo empuja».

Ramón Marrero Aristy

 

Ramón Marrero Aristy, escritor, novelista y funcionario que fue de la dictadura de Trujillo, escribió Over, la novela que narra la sobre explotación de los ingenios y centrales azucareros contra los trabajadores dominicanos. De pensamiento liberal que muchas veces coincidía en sus posiciones con sectores socialistas y antitrujillistas fue asesinado por la dictadura de Trujillo en 1959.

Mucho se ha conjeturado sobre la vida y muerte de Ramón Marrero Aristy, pero pocos se han esforzado por encontrar la verdad.

Marrero Aristy fue periodista, escritor, historiador, diplomático y funcionario del gobierno. Su ascenso a nivel social y político se debió al éxito de su novela Over, considerada por muchos la mejor obra narrativa escrita en la dictadura de Trujillo. ¿Cómo un aldeano de apenas veinte y seis años lo logró? ¿De cuáles bases literarias partió? ¿Y por qué fue vilmente asesinado? Éstas, entre otras interrogantes, originaron este estudio, el cual necesariamente parte de las raíces del escritor.

Marrero Aristy nace en San Rafael del Yuma, Higüey, en 1913, en una época en que la República Dominicana, dependiente ya de Estados Unidos, estaba sumergida en una etapa precapitalista caracterizada por la inestabilidad política producto de la lucha caudillista. Esta inestabilidad entorpecía la producción y comercialización del azúcar exportada hacia Norteamérica, una de las razones por la cual Estados Unidos invadió el país en 1916. Luego convirtió la nación en una colonia, cuya principal función era el desarrollo de su industria azucarera.

El área vital para la empresa del nuevo imperio era el Este, por encontrarse el mayor número de ingenios azucareros. La respuesta patriótica no se hizo esperar: en varias zonas boscosas de San Pedro de Macorís, El Seybo y La Romana se levantaron en armas hombres decididos como Vicente Evangelista y Ramón Natera, quienes iniciaron una epopeya que sería calumniada con el nombre de gavillera.

El padre de Marrero Aristy, Juan Bautista, ganadero, igual que los de su clase, colaboró con los invasores, y según algunos testigos de la época, sirviendo de práctico de uno de los marines, sabiendo que los guerrilleros preferían matar más a los guías traidores que al yanqui, convenció al militar norteamericano de que se intercambiaran la ropa para que su vida “estuviera más garantizada”.

Y tal como previó, los guerrilleros atacaron al que creían traidor y ajusticiaron al marine. Juan Bautista, nervioso, volvió a intercambiar la ropa, la cual lanzaría al río, y reportó al soldado como muerto en una emboscada. Los norteamericanos, perplejos, notaron que el uniforme del caído no tenía agujeros, y después de encontrar la ropa de Juan Bautista, que se había enredado en las ramas de un árbol a la orilla del río, lo acusaron de la muerte. Juan Bautista se vio obligado a salir del país.

Con él se llevó a su esposa, Nuna, y a Marrero Aristy, que era hijo de otra mujer, Olivia Beltré. Por esta descendencia, Marrero Aristy no era del agrado de Nuna, y tendrían múltiples diferencias. A éstas se añadirían las que tendría Marrero Aristy con su padre, porque el simpatizante del imperio se opondría radicalmente a la vocación literaria del hijo. A Juan Bautista le era imposible ver a ese bendito muchacho, a quien deseaba convertir en agricultor, leyendo y leyendo hasta el amanecer todo lo que aparecía. Luego de vivir en Colombia, Venezuela y en las Antillas Holandesas, Juan Bautista regresó con su familia en el año 1922, aún con las tropas norteamericanas en el país, y discretamente se instaló en Barahona. Marrero Aristy tenía ocho años, y debido a las contradicciones, que se tornarían insostenibles, con su padre y esposa, se trasladaría a vivir a La Romana, a la casa de su abuela paterna Mariquita Marrero, de quien adoptaría el apellido. Con esfuerzo (porque Juan Bautista seguía obligándolo a trabajar la ganadería en sus tierras del Este) completó sus estudios primarios y parte de los secundarios.
En esos años quedó encandilado con los pasajes de la Biblia, y pensando hacerse pastor evangélico practicó la predicación. Pero la dinámica de la vida, el gusto por el baile, el ron y las mujeres lo hicieron desistir. También lo había hechizado los pasajes de unos que otros libros marxistas traídos del exterior por emigrantes trabajadores de los ingenios. Es decir, que debido al desarrollo económico del Este y, por ende, social y cultural, Marrero Aristy pudo adquirir un nivel de conocimiento elevado y seguro leyó a Víctor Hugo, Doestoyeski, Tolstoy y Chejov, escritores muy comentados por los intelectuales dominicanos.

Así, revestido del nacionalismo reinante por la presencia de las tropas invasoras y por los escritos de Marx, se transformó en un tímido defensor de los humildes, principalmente de los campesinos, y en un serio aspirante a escritor. Los norteamericanos, tras garantizar sus intereses a través del plan Hughes-Peynado y crear una guardia nacional obediente a ellos, salieron del país en 1924 y dejaron instalado como presidente a Horacio Vásquez. Marrero Aristy, por su lado, descuidando sus deberes en la finca, empezaría a escribir crónicas para el periódico El Diario, de Santiago y el Nuevo Diario, de Santo Domingo.

Sus escritos, conteniendo el sello de su pensamiento progresista, retrataban la vida miseriosa y angustiante de los obreros agrícolas. Juan Bautista, finalmente, lo expulsa de la finca y de la casa de Mariquita, y Marrero Aristy, para sobrevivir, labora en una de las bodegas de comestibles del ingenio azucarero norteamericano de La Romana, administrado por la South Puerto Rico Sugar Company. A diferencia del personal del central, él es un joven consciente de su posición de clase, poseedor de una sensibilidad social parecida a la de los líderes revolucionarios. Esta sensibilidad lo hace más que indignarse al palpar y tener que participar del crudísimo sistema de explotación del ingenio, comparado con un centro de concentración nazi.

Como narrador, es lógico que ideara plasmar su experiencia en una novela y mientras madurara el proyecto, les robara unas horas al trabajo para escribir cuentos. Al leerlos hoy, el lector se sorprende de lo que éramos como pueblo: una aldea ahogada en la pobreza. Por otra parte, en 1930 el brigadier Rafael Leonidas Trujillo aprovechó las protestas generadas contra Horacio Vásquez porque pretendía mantenerse en el poder inconstitucionalmente por dos años más y las utilizó como pretexto para asumir la presidencia de la república por medio de un golpe de Estado disfrazado después de unas elecciones generales.

Decenas de pequeños burgueses de limitadísimas entradas económicas y oportunidades de ascenso social, como Marrero Aristy, vieron el cambio con ojos esperanzadores. “Quizás la nación se encamine, al fin, hacia el progreso”, pensaron, pues la gestión horacista, retornadora de las intranquilidades, había diezmado el optimismo de los intelectuales. El escritor en ciernes que continuaba enviando sus escritos a los periódicos, se enteró que sus cuentos se habían publicado con éxito en el diario La Opinión, de Santo Domingo, y de inmediato se presentó ante el redactor principal, Manuel Antonio Amiama y le pidió un empleo.

Manuel Antonio Amiama, licenciado en derecho, quien llegaría a ser presidente de la Suprema Corte de Justicia en 1962 y escribiría la importante novela El Terrateniente, lo complació y posteriormente se convertiría en su mentor, amigo y corrector. Marrero Aristy se movía en calzoncillos entre las maquinarias del periódico porque sólo tenía un pantalón al que había que conservar, y en las horas libres continuaba escribiendo y estudiando. Igual que a Hemingway, no le atraían los movimientos literarios por lo que no se acercaría ni al postumismo de Moreno Jiménez ni al Paladión de Francisco Prats Ramírez ni al Plus-Ultra de Manuel Arturo Peña Batlle ni al intentado por Manuel Zacarías Espinal que se ha llamado Vedrinismo, el cual erróneamente se ha señalado a Vigil Díaz como su fundador.

Con apenas veinte años, ya habiendo terminado el bachillerato, Marrero Aristy publicó su primer libro titulado Perfiles Agrestes en el mes de agosto del año 1933. En la introducción dijo, el que lea la obra, quizás no halle nada perfecto, si solo atiende a su forma, pero si en cambio, busca su fondo, hallará algo muy nuestro. En efecto, el libro, dividido en los capítulos Tipos Dominicanos, Costumbre Dominicana.

Tres Poemas y Cuentos Dominicanos, resume el cuerpo y el alma del quisqueyano de la época. Emilio Rodríguez Demorizi en una carta que le envió el 20 de febrero de 1934, observó en los cuentos de Marrero, como en los de Bosch, cierta inclinación al dramatismo, y afirmó que la característica del cuento dominicano es la indefinida resultancia del estudio psicológico del campesino, mezcla de astucia y de valor, honor y doblez. “De la feliz interpretación de ese temperamento saldrá el cuento criollo perfecto: fácil empresa para usted, en cuyo libro hay bellas muestras de su definitiva vocación literaria.” Los cuentos de Bosch referidos por Demorizi son los contenidos en Camino Real, su primer libro publicado en el mes de noviembre de 1933. Bosch, que sería el precursor de la narrativa social moderna dominicana y uno de los más grandes pensadores políticos, impactó positivamente, más que ningún otro escritor, en la sociedad cultural dominicana porque además de su enorme talento, contó con la asesoría de Pedro Henríquez Ureña, quien lo introdujo en la literatura de Horacio Quiroga y Guy Maupassant. José Rijo diría: “A partir de entonces, nosotros los aspirantes a cuentistas, queríamos escribir como Bosch”. Marrero Aristy también admiraba a Bosch, y en Perfiles Agrestes, en el capítulo Cuentos Dominicanos, le dedicó el titulado Zafra, que reseñaba la vida de una mujer adúltera dentro del batey del ingenio.

Respecto a su carrera periodística, de La Opinión Marrero Aristy pasó al Listín Diario y luego a La Nación, donde sería ascendido a redactor jefe. En esos años estudiaría, inconclusamente, filosofía y letras en la Universidad de Santo Domingo y aprendería de forma autodidacta, inglés y francés. En 1936, su condiscípulo Juan Bosch impactó aún más a la sociedad cultural con la publicación de la novela La Mañosa. En lo que iba de siglo, solo La Sangre (1914) de Tulio M. Cestero podía compararse en calidad con La Mañosa. El éxito de esta obra motivó a Marrero Aristy a publicar una recopilación de sus cuentos con el título de Balsié, Narraciones, Estampas y Cuentos, y continuó con su proyecto novelístico.
Acerca de Balsié, que contenía el sello del costumbrismo rural marreriano, Virgilio Díaz Ordóñez afirmó que era el libro más dominicano que había leído, y el novelista español Eduardo Zamacois, a quien Marrero Aristy le había mandado un ejemplar de la obra, le aconsejó salir del país, pues “un artista como usted no merece vivir en Santo Domingo. Ahí no tiene usted, espacio para volar”. Para su desgracia posterior, Marrero Aristy no le haría caso, contrario a Bosch, que el mismo año de la publicación de Balsié (1938), sorprendería a Marrero Aristy yéndose al exilio precisamente por no tener oportunidad en el país de desarrollarse como escritor, aunque después añadiría la necesidad de reestablecer la democracia dominicana. Al año siguiente, 1939, Marrero Aristy por fin terminó su proyecto al que originalmente tituló La Bodega, pero su profesor, Teófilo Hernández, a quien en Perfiles Agrestes, en la parte Tipos Dominicanos, le dedicó el llamado El Maestro Rural, le recomendó cambiarlo porque coincidía con el título de una novela de Vicente Blasco Ibáñez. Entonces lo bautizó con el nombre de Over.

Uno de sus aciertos fue elegir como narrador de la obra a la primera persona, pues como contenía pasajes de su vida, la verosimilitud del texto aumentó considerablemente. Por medio a Daniel Comprés, narrador/ protagonista y bodeguero del central, Marrero Aristy le hace una autopsia crítica al ingenio de propiedad norteamericana donde trabajó; y denuncia su sistema monopólico de explotación basado en una súper plusvalía o robo desenfrenado, el cual además provoca la quiebra de los comerciantes ubicados en la región azucarera.

En la medida que el lector avanza en la novela, su identificación con Daniel Comprés y los otros explotados se va multiplicando hasta alcanzar un punto infinito; se va identificando con un Daniel Comprés que se ve obligado a robarle a los obreros a través del Over porque debe pagar la parte que le sustrae el ingenio; con un Daniel Comprés que guiado por su sentido de justicia se rebela contra la compañía y llega al extremo (lo cual es el único pasaje que nos parece incierto) de gritarle a los proletarios, “ardiendo en indignación: -¡Marchen de aquí! ¡Pídanle tierra al gobierno o róbenla! … ¡No vuelvan más!” Persistiendo en su actitud rebelde, Daniel Comprés termina siendo vencido por el central e intenta, sin éxito, conseguir otro trabajo. Frustrado, inmerso en la miseria, rechazado por su esposa y familiares, acaba convirtiéndose en un parásito y empieza a vagar sin rumbo…

A diferencia de Bosch en La Mañosa, Marrero Aristy escribió su Over teniendo plena conciencia del riesgo que corría publicándola bajo la dictadura. Por esta razón, aunque ataca al capitalismo y al sistema de explotación norteamericano, no ubica la novela en un tiempo específico ni interrelaciona los personajes con la historia. Trujillo, que siempre ambicionó los consorcios azucareros yanquis, vio con agrado el desenmascaramiento que le hizo Marrero Aristy. Extrañamente, éste ni se percató de la grandeza de su obra ni de su potencial como narrador. Bosch sí se percató: en la revista Carteles, de La Habana afirmó: “Ramón Marrero Aristy (…) tiene un amplio porvenir en las letras dominicanas, quizás más que la mayoría de los jóvenes escritores de su generación en el continente.” En el país, Over tuvo una acogida unánime por el público, y Trujillo, dándole continuidad a su táctica de comprometer con su dictadura a todo el que se destacaba, lo nombró Subsecretario de Estado de Trabajo y Economía Nacional.

Marrero Aristy aceptó con agrado el nombramiento, renunciando así a su futuro literario y entrando en un sistema de explotación más malvado y cruel que el del ingenio de Over. Lo primero que le demostró Marrero Aristy al déspota fueron sus grandes dotes de mediador, pues le solucionó una huelga de los trabajadores azucareros que se le había hecho imposible quebrar al general Federico Fiallo.

Después actuó como intermediario exitoso entre el gobierno y el exilio en Cuba, haciéndole creer a estos que se implementarían ciertas libertades civiles en el país, las cuales en verdad Trujillo concedería tácticamente por las presiones de Washington y autorizaría la formación del Partido Socialista Popular. Luego lo descabezaría con la violencia característica. En los meses de su intermediación, Marrero Aristy compartió en actos con miembros del movimiento comunista cubano y con Mauricio Báez, representando a la Confederación de Trabajadores Dominicanos. En sus intervenciones (lógicamente magnificando las obras del jefe), el autor de Perfiles Agrestes demostró poseer una oratoria persuasiva, llana y emotiva, cualidades desarrolladas en él gracias a su antigua labor de predicador evangélico.

Adicional a estas cualidades e inteligencia natural, sobresalieron en él, el magnetismo de líder, la apariencia de libre pensador de ideas avanzadas, valentía y accionar generoso, virtudes que lo proyectaban como el hombre ideal para sustituir a Trujillo y reestablecer la democracia. Así lo vieron los envidiosos del palacio encabezados por Johnny Abbes, jefe del Servicio de Inteligencia Militar (SIM), quienes comenzaron a intrigar contra él. El Jefe de Estado, agradecido por el dinamismo y buen desempeño de Marrero Aristy, quien incluso había publicado la apología Trujillo, Síntesis de su Vida y Obra, lo nombró diputado al Congreso Nacional por Azua en 1948; por el Seybo en 1950 y por Santo Domingo en 1954.

Ese año, él consiguió la orden de escribir la historia oficial dominicana; orden que había empezado a ejecutar Américo Lugo, pero en 1936 se negó abarcar la Era de Trujillo para no convertirse en el historiador oficial del déspota. Con el esmero acostumbrado, Marrero Aristy terminó el primer tomo en 1957 y lo tituló: La República Dominicana: Origen y Destino del Pueblo Cristiano más Antiguo de América. En él narra la historia del país desde el descubrimiento de América (1492) hasta la anexión de la República a España (1861).

Como la dictadura no estaba incluida, Marrero Aristy analizó los hechos con aparente libertad de pensamiento, enmarcado, eso sí, dentro de los lineamientos sociológicos del mentor del trujillismo, Manuel Arturo Peña Batlle. En una ocasión le dijo a éste: “Tú tienes razón, Chilo, cuando defiendes la raíz hispánica, la práctica católica y el enfrentamiento a la acción desnacionalizante del haitiano, como medio de nutrir la sustancia nacional”. El mismo pensamiento primó en el segundo tomo, el cual, terminado cinco meses después del primero, finaliza en el tercer gobierno de Horacio Vásquez, en 1930.

Asimismo inició la redacción de una nueva novela, la cual titularía El Camión Rojo. Según algunos miembros de la Poesía Sorprendida, a quienes Marrero Aristy les leería pasajes de la novela, ésta describe cómo un camión rojo se despeña en El Número, de Azua, en forma parecida a lo que ocurriría en su asesinato. ¡Vaya premonición de su muerte! Para la época en que terminó el segundo tomo de historia, la situación económica de Marrero Aristy había mejorado bastante, igual que su suerte con las mujeres: tras divorciarse de su primera esposa, la romanense Gloria Seneau, con quien no procreó hijos, y de su segunda, la mulata sanjuanera Fabiola Marcano, con quien procreó tres varones, casó con la hermosa joven, blanca y educada, Belisa Mejía, con quien tendría una hembra y un varón.

Doña Belisa, que sería la digna viuda Marrero, le criaría los hijos de Fabiola Marcano. Apoyado en su nueva posición social, mejoró su forma de vestir y aumentó su inclinación a la buena comida, al baile, al alcohol, a las aventuras amorosas y a la repartición de dinero entre sus familiares y amigos pobres. Estos cambios en su comportamiento los realizaba bajo la mirada de los envidiosos palaciegos. Estos ya conocían algunos de los defectos del escritor, como su hiperbólica indiscreción, la cual podría usarse contra él, lo mismo que su accionar temerario iniciado con la publicación de Over. En 1957 escribió un informe interno en el cual describió las penurias y la explotación de los campesinos cafetaleros que laboraban en uno de los monopolios económicos del tirano.

De inmediato la prensa radial y escrita se hizo eco del informe y le lanzó un vendaval de fuertes críticas. El escritor por primera vez se vio en serios aprietos y en una carta que le envió a Trujillo, le expresó que sus enemigos gratuitos quieren verlo en la cárcel. “…No es que le tenga temor a la cárcel…”. Afirmó que era un trabajador honrado del trujillismo que puede equivocarse, pero jamás traicionar.

El déspota, consciente de que Marrero Aristy era un buen colaborador, pero nunca un trujillista de corazón, le respondió: “¿De dónde infieres tú que puedes ir a la cárcel? ¿Acaso no eres un Secretario de Estado con la confianza del gobierno?” A pesar de esta aparente muestra de confianza, Trujillo lo inscribió en su lista negra. Un año después, se desarrolló en Cuba la lucha final entre el ejército rebelde de Fidel Castro y el del dictador Fulgencio Batista. Como Marrero Aristy seguía siendo no sólo intermediario de la dictadura, sino también representante de la misma en los foros laborales internacionales y en las reuniones de la SIP, en uno de sus viajes a La Habana se dio cuenta del inminente triunfo de Fidel y lo que significaría para el continente, y al regresar al país lo comentó a voz en cuello en las tertulias que acostumbraba participar. Refiere el intelectual trujillista Ramón Font-Bernard en un artículo, que Marrero Aristy mencionó con evidente simpatía a los generales Juan Rodríguez y Miguel Ángel Ramírez, así como al profesor Juan Bosch. “Al pueblo hay que espabilarlo”, agregó, “para evitar por los medios que fueran, que el próximo presidente de la República fuese un filorio del parque Colón”.

Además de estas graves indiscreciones, el autor de Balsié les regalaba a sus amigos y relacionados, revistas y libros de circulación prohibida en el país, traídos de sus viajes del exterior. Trujillo, que tenía el servicio de inteligencia más eficaz de la región, gracias al cual sabía que Marrero Aristy en Cuba se reunía con los exiliados, seguro también sabía de todas sus graves indiscreciones y desde ya pensaba eliminarlo.

El esperado triunfo de Fidel Castro se produjo en enero de 1959, y el panorama político, como esperaba Marrero Aristy, cambió por completo en América Latina: los dictadores empezaron a caer paulatinamente. Seis meses después de la entrada triunfal de Fidel en La Habana, partiendo de Cuba, arribaron al país los expedicionarios de Constanza, Maimón y Estero Hondo, y aunque Trujillo los venció con facilidad, los patriotas le causaron una derrota política tras la cual veíase la segura caída del tirano. Marrero Aristy, conocedor supremo de esta verdad, empezó a comentarla en las tertulias, y añadió lo que hasta ese momento no se había atrevido a plantear: como Trujillo está liquidado políticamente, se lanzará a la búsqueda del poder para realizar una revolución pacífica, la cual sacará al pueblo del estado de indefinición social y económico en que se encuentra.-En ese instante su temeridad se tornó irreflexiva.

Quizás por esta causa presentía su muerte. A su esposa se lo manifestaba a cada momento: “Creo que me van a asesinar”. Este presentimiento le impedía publicar el tercer y último tomo de su República Dominicana, Origen y Destino del Pueblo más Antiguo de América porque analizaba la obra de gobierno del jefe y temía herir su susceptibilidad. Él lo dejaría redactado, y el historiador César A. Herrera lo corregiría y lo publicaría en el año 1961.

También dejaría terminado el manuscrito de El Camión Rojo, el cual pensaba publicar después de la caída de la dictadura. Mientras tanto, los envidiosos palaciegos, aprovechando la decrepitud de Trujillo y la crisis que le generó la expedición, le mintieron diciéndole que en uno de sus frecuentes viajes, Marrero Aristy pensaba desertar y unirse a los exiliados, quienes le habían propuesto postularlo para la presidencia.-Y apoyándose en la consabida indiscreción del escritor, lo acusaron de suministrarle información a Tad Szulc, periodista norteamericano visto por Marrero Aristy en Estados Unidos, que catalogó, en artículos publicados en The New York Times, de corrupta a la dictadura.
La reacción de Trujillo fue la ansiada: decidió eliminarlo. La orden se la impartió a Johnny Abbes estando el Jefe de Estado acompañado en el Palacio de Gobierno del maniático asesino batistiano Policarpio Soler, quien como expresó Joaquín Balaguer en sus Memorias de un Cortesano (pág.258), en esa época acaparaba el tiempo que Trujillo dedicaba a despachar tras su escritorio. Primero el déspota citó a Marrero Aristy en su despacho para mortificarlo con su cinismo y simulación. Así, luego de comentarle las denuncias de los envidiosos palaciegos, y el escritor defenderse (en verdad, contrario a lo que dicen hoy muchos historiadores, él aún no había materializado una conspiración), lo despidió ratificándole su confianza. Marrero Aristy, un tanto aliviado, conversó con su esposa y le habló del encuentro con el jefe y de los puntos que aclararon. “Por suerte que ya todo está tranquilo”, creyó él.

Trujillo volvió a llamarlo en la tarde. Esta vez, con bramidos, insistiendo en las denuncias, lo acusó de contactar a los norteamericanos para sucederle en el poder. Marrero Aristy, nerviosismo, sudando hasta más no poder, volvió a defenderse. Pero Trujillo lo interrumpía con sus bramidos, fulminándolo con su mirada de fuego. El escritor quiso buscar su pañuelo en el bolsillo del pantalón para secarse el sudor, hecho que confundió Policarpio Soler con un intento de sacar un arma y en el acto lo mató de un disparo en la cabeza.

Trujillo, tras comprobar la falsa creencia de Policarpio Soler, se incomodó, pues no era el escenario adecuado para asesinarlo. No obstante, con frialdad, ordenó que se deshicieran del cadáver. El carro de Marrero Aristy, conducido por su chofer, Juan Concepción, lo vieron salir del palacio yendo un volkswagen del SIM delante y otro detrás. Marrero Aristy parecía ir durmiendo en el sillón trasero.
Johnny Abbes decidió lanzarlo dentro del carro por el precipicio de una carretera, simulando un accidente Los esbirros de él, para darle más verosimilitud al accidente en la carretera de Constanza, asesinaron al chofer Juan Concepción, a quien dentro del carro también lanzarían al precipicio. Ese fue el triste final de quien pudo convertirse en un gran narrador universal. Pero si triste fue su final, el del manuscrito de El Camión Rojo lo sería más: estando ausente la viuda Marrero, una tarde se presentó en la casa un señor indio, alto, seguro un intelectual, antiguo amigo de Marrero Aristy, con un papel dizque firmado por doña Belisa, en el cual ordenaba que le entregaran la novela.

La doméstica, sin pensarlo, obedeció, y así desapareció la última obra del autor de Over. Es posible que el señor indio la robara con la intención de publicarla con otro título, pasajes y nombres de los personajes. No obstante hasta ahora no ha aparecido ninguna obra similar a la descrita por los miembros de la Poesía Sorprendida.

Edwin Disla, 29 de noviembre del 2007

Fuentes : https://www.mi-rd.com/Interes/Historia/Marrero_Aristy.html

Héctor Rafael García Godoy

(Moca, 1921 – Santo Domingo, 1970) Político dominicano. En 1965 fue nombrado presidente provisional de la República por los dos bandos enfrentados en la guerra civil, cargo que detentó hasta la elección de Joaquín Balaguer (1966).

Finalizados en 1944 sus estudios de derecho en la Universidad de Santo Domingo, Héctor García Godoy inició la carrera diplomática en las legaciones de Costa Rica y Nicaragua. Ejerció altos cargos en las finanzas públicas y diversas representaciones diplomáticas entre 1956 y 1963. El presidente Juan Bosch lo nombró ministro de Asuntos Exteriores en 1963.

En el marco de la convulsa situación que atravesaba la República Dominicana, en 1965, con la firma del Acta Institucional, se llegó a un acuerdo entre el gobierno norteamericano (cuyas tropas habían ocupado el país), las fuerzas democráticas y los militares golpistas para instalar un gobierno provisional presidido por Héctor García Godoy, con el objeto de preparar las elecciones, que habían de celebrarse en junio de 1966.

El gobierno provisional se instaló el 3 de septiembre de 1965; estuvo respaldado por la Agencia Internacional para el Desarrollo, que asumió el pago de los salarios estatales, y por la presencia de miles de soldados norteamericanos que integraban la llamada Fuerza Interamericana de Paz.

Esa presencia no impidió que, a mediados de diciembre, los militares wessinistas, armados con tanques y cañones, intentaran asesinar a los líderes constitucionalistas mientras se encontraban reunidos en el Hotel Matum de Santiago.

Los dirigentes de la política norteamericana eligieron a Joaquín Balaguer para desempeñar el papel protagónico en su nueva estrategia para la República Dominicana. Los resultados electorales dieron a Balaguer como ganador, pese a las pruebas patentes de fraude que presentaron los partidarios del PRD. Juan Bosch, sin impugnar las elecciones, llamó a la «oposición constructiva» y se exilió en Europa por cuatro años. Tras la toma de posesión de Joaquín Balaguer (1 de julio de 1966), García Godoy fue nombrado embajador en Estados Unidos, cargo que desempeñó entre 1966 y 1969.

El político conservador Héctor García Godoy fue el escogido como presidente provisional para salir de la crisis generada por la Guerra de Abril.

García Godoy, quien fue canciller durante el gobierno sietemesino del profesor Juan Bosch, gobernó nueve meses, del 3 de septiembre al primero de julio de 1966, cuando entregó el poder al doctor Joaquín Balaguer.

La primera opción para la presidencia provisional fue el entonces hacendado y dirigente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) Antonio Guzmán.

El nombre de Guzmán fue sugerido por Bosch al mediador McGeorge Bundy, asistente especial de Asuntos de Seguridad Nacional del presidente Lyndon B. Johnson.

Bundy se había entrevistado con Bosch en San Juan de Puerto Rico cuando se trasladaba a República Dominicana.

La misión de Bundy, quien vino en compañía de Thomas C. Mann y Jack Hood Vaughn, consistía en negociar un gobierno constitucional de compromiso.

Para los Estados Unidos Guzmán resultaba básicamente aceptable así como para el comando del coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó. El único problema que subsistía era conseguir el acuerdo del general Imbert y que éste se dispusiera a renunciar en favor del candidato de compromiso.

No era un problema sencillo. Cuando el subsecretario Mann sugirió a Imbert su renuncia, éste se negó rotundamente. Expresó a los norteamericanos que, puesto que los Estados Unidos lo habían ayudado a convertirse en jefe de la Junta, ahora era su intención mantenerse en el cargo. Proceder de otro modo, dijo, significaría “hacer entrega de todo a los comunistas”. Uno de los cronistas describió la situación así: “El general Imbert es el títere de los Estados Unidos que tira de sus propios hilos”.

En este momento fue que el teniente general Bruce Palmer, comandante de las fuerzas militares estadounidenses, tuvo que ordenar a la mitad de los artilleros de la infantería de marina -que hasta ese entonces habían apuntado a la fortaleza rebelde de la parte baja de la ciudad- que se dieran vuelta para enfrentar los emplazamientos de las tropas de Imbert. Parte de las tropas de Palmer pareció confundida respecto de su misión y algunos se preguntaban quién era el enemigo.

Luego la fórmula Guzmán -en favor de la cual había trabajado Bundy por espacio de diez días- cayó por el suelo en virtud de órdenes recibidas de Washington. El FBI había interceptado una conversación telefónica entre el profesor Bosch y un amigo. Esta conversación, según se informó, incluía la declaración de que si el régimen de Guzmán era instaurado podría haber un nuevo gobierno en el plazo de cinco días.

De acuerdo también a un informe censurado de la CIA Guzmán rehusó presidir un gobierno interino porque no se prestaría a tomar acciones que incluían deportaciones y represión violenta contra los dirigentes y militantes de la izquierda.

Un cable de la CIA afirmaba: “El estaba honestamente convencido de que no iba poder hacer un gobierno que tuviera el soporte de gran parte de los rebeldes no comunistas, si primero tenía que deportar o tomar acciones fuertes en contra de los comunistas y otros extremistas que estaban junto con los rebeldes”.
La interrupción de la negociación Bundy-Guzmán señaló, para muchos de los que se hallaban en el bando rebelde, el fin de las esperanzas de un régimen “constitucional”.

El momento culminante de la crisis llegó con la toma de posesión del doctor García Godoy, pero ese acto no trajo consigo el cese ipso facto de la violencia.

Con el nuevo gobierno, la retirada de las tropas invasoras se reanudó tras una pausa de dos meses. De 10 mil que quedaban, se llevó a tres mil.

Durante los nueve meses de gobierno de García Godoy las tropas invasoras intervinieron en muy pocas ocasiones ante situaciones que amenazaban la estabilidad del país.


UN APUNTE
Batalla del Hotel Matum
El ataque por soldados del Ejército Nacional a las fuerzas constitucionalistas que habían ido a Santiago desde Santo Domingo para rendir homenaje al ideólogo del movimiento Rafael Tomás Fernández Domínguez, muerto el 19 de mayo de 1965, fue el episodio más crítico del gobierno de García Godoy.

 

Antonia María Teresa Mirabal Reyes

 

También, es una de las hermanas asesinadas por el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo.

Su indignación por la tiranía trujillista fue a tal grado que no dudó en ser una de las mujeres que en enero de 1959 confabularon en la residencia de Guido D’Alessandro (sobrino político de su hermana Minerva) para sentar las bases de lo que más tarde sería el Movimiento Revolucionario 14 de Junio con el que se derrocaría la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo el 30 de mayo de 1961 en República Dominicana.

Asistió al Colegio Inmaculada Concepción de La Vega después que sus hermanas ya se habían graduado. En 1954, se graduó del Liceo de San Francisco de Macorís en matemáticas y luego siguió con sus estudios en ese sujeto en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. El 14 de febrero de 1958, se casó con el ingeniero Leandro Guzmán y el 17 de febrero de 1959 nació su hija Jacqueline. María Teresa admiraba a Minerva y se envolvió en las actividades políticas de su hermana.

El 20 de enero de 1960, la detuvieron en una base militar en Salcedo, pero la liberaron ese mismo día. Dos días después, el 22 de enero, ella y Minerva fueron detenidas y llevadas a La Cuarenta, la infame cárcel de tortura, y luego fueron transferidas a La Victoria. Las dejaron en libertad el 7 de febrero de 1960, pero el 18 de marzo María Teresa y Minerva fueron arrestadas de nuevo y llevadas a La Cuarenta. Su condena de cinco años fue rebajada a tres años en apelación. Las dos hermanas fueron dejadas en libertad el 18 de agosto de 1960.

Antonia María Teresa Mirabal Reyes de Guzmán (15 de octubre de 1935/25 de noviembre de 1960) fue una agrimensora y activista dominicana.

Clara en sus planteamientos, María Teresa aseguraba que en la lucha “Se arriesga la vida sin pensar en posibles beneficiosos personales, ya que el principal motivo por el cual luchamos es la anulación completa de los privilegios […] quizá lo que tenemos más cerca es la muerte, pero esa idea no me amedrenta: seguiremos luchando por lo justo.»

El 25 de noviembre de 1960, cuando Minerva, Patria y María Teresa Mirabal regresaban de visitar a sus maridos que estaban presos ambos dirigentes del Movimiento Revolucionario 14 de Junio, estas fueron objeto de una emboscada por agentes del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) en las afuera de Puerto Plata siendo conducidas a una casa campestre en la comunidad de La Cumbre donde fueron golpeadas ferozmente con palos y otros objetos contundentes hasta causarles la muerte. Su chófer Rufino de la Cruz fue también asesinado.
 

Gregorio Riva Guzman

El mocano, Don Gregorio Riva , sin duda alguna, fue un hombre muy singular. Visionario y emprendedor imperturbable; hombre de fe, constancia y determinación. Rompió prejuicios, torció voluntades, quebró tabúes. Innovó, removió obstáculos, abrió camino al progreso y a la generación de riqueza.

Nació en Moca, el 24 de diciembre de 1833. hijo de Ramón Valentín Riva y Ramona Guzmán Rodríguez. Cursó secundaria e inició estudios de ingeniería que no concluyó, en Puerto Rico.

Casó en 1857 con Paula Álvarez, mocana, madre de sus hijos Adela, Mercedes, Sergio, Paula, Cristina, Rafael, María Estervina y Rosa Ana.

Debemos trasladamos a la época de nuestra independencia, en 1844, con todo en ciernes, para poder entender la obra monumental que significaba canalizar, con recursos propios, como lo hizo, amparado en una concesión pública, los ríos Camú y Yuna, caudalosos en esa época, y hacerlos navegables para la actividad comercial hasta Sánchez, facilitando así la comercialización de productos de exportación e importación, en sustitución del anacrónico y costoso sistema de las recuas de mulas que hasta entonces se usaban para el transporte.

Pocos años después se convirtió en inspirador y ejecutor de las obras de infraestructura para hacer viable el ferrocarril La Vega-Sánchez, que entroncaría, vía Moca, con el de Santiago. Esa fue una obra formidable, pues implicaba superar la barrera titánica de las inmensas ciénagas del Gran Estero. Y requirió de la contratación de mano de obra extranjera de las Islas Vírgenes, los que posteriormente serían conocidos como cocolos.

Cuando se puso en marcha el ferrocarril y llegó a La Vega, la comunidad lo recibió con alborozo. Allí Don Gregorio pronunció unas palabras lacónicas: ¡ahí lo tienen! Aceptó el nombramiento de Interventor de Aduanas en Sánchez, para poder cobrarse la inversión realizada del 10% de los aranceles vigentes.

Pero el poder político, encarnado por el tirano Ulises Heureaux ( Lilís), incumplió. Lo destituyó. Y lo dejó en la ruina. Así se compensaba tantos desvelos, trabajo esforzado, riesgo asumido. Así se premiaba una labor portentosa de abrir nuevas fronteras al progreso desde el ángulo privado. Desde entonces el poder político se constituyó en origen bautismal de la riqueza.

Cuentan que ya en su lecho de muerte, en 1889, su padre lo llamó y le dijo: «mi hijo, muero en la miseria, sólo dejo como patrimonio el apellido, consérvalo». Ese hijo rumiaba luego su tristeza, diciendo: «de poco me ha valido el apellido».

Se le considera, además, como si fuera poco lo ya dicho, el introductor de la siembra de tabaco de calidad a gran escala para la exportación, y también de muchas semillas mejoradas. Introductor de la imprenta en Samaná. Pionero de las plantaciones de coco en la península, que hoy muestra su belleza incomparable, meciendo sus pencas airosas. E introductor de las construcciones de mampostería.

Dotó a Samaná de calles, drenajes, aceras; fabricó grandes almacenes en diferentes lugares del país; introdujo las construcciones de mampostería, primeras en el Cibao Oriental; construyó una iglesia en Yuna dedicada a San Antonio y el cementerio católico de Moca; se dedicó a la exportación de caoba a Alemania, proveniente de una explotación forestal que tenía entre Cabrera y Samaná; explotó el guano de las cuevas de Los Haitises, exportándolo.

En esas cuevas encontró osamentas y vestigios de la cultura indígena que envió a un museo de Londres. Además, Riva fomentó el cultivo de coco en Samaná, importaba semillas de arroz, algodón, maíz, cacao y las distribuía gratuitamente entre agricultores para fomentar la siembra.

Y, en adición, el que fomentó la educación de la mano del espíritu hostosiano, y trajo a Moca maestros boricuas venerables. Ahora sabemos que dos calles de Moca llevan el nombre de educadores traídos por él: Salustio Morillo y Ulpiano Córdova. Introdujo también la primera farmacia «La Mocana», la primera máquina de coser y el primer molino para secar café.

El poblado de Villa Riva, fue nombrado en su honor.

Era la figura de mayor influencia en el siglo XIX. Le ofrecieron varias veces la presidencia de la República, que no aceptó pues no gustaba de la política. Tanto arraigo, molestaba a Lilís. Félix Francisco Rodríguez compuso un himno a Riva con música de Manuel María del Orbe que se tocaba en las retretas, y el tirano lo prohibió.

Cuando se iniciaron los trabajos del Ferrocarril Central Dominicano, del cual fue promotor, Riva se entregó a ellos impulsándolos, organizándolos, supervisando y controlando y abandonó sus negocios. Pero Heureaux le guardaba la sorpresa de una trampa tendida a través de un político corrupto de su bando al que Riva no le permitió sacar de la aduana unos baúles de Navidad libres de impuestos. Entonces ocupaba el cargo de Interventor de Aduanas en Sánchez. El gobernante lo destituyó en el acto.

Leopoldo Franco apunta que el comportamiento dictatorial de Lilís influyó en el ánimo de don Gregorio, provocándole una desazón tan profunda que a la postre se convertiría en depresión permanente, la cual le acompañaría hasta su muerte el 19 de diciembre de 1889 en La Vega. Murió cargado de prestigio y de gloria moral pero arruinado y dejando a su familia en la pobreza. El hijo dice: Tan rudo golpe lo decepcionó de tal manera que murió de una afección al corazón y paralítico y arruinado. Contaba 56 años de edad.

Sus restos reposan en la catedral de La Vega.

Fuentes : http://historiadominicanaengraficas.blogspot.com/2016/06/gregorio-riva.html

La Fábula del Abejarrón y la Abeja

 

Con mucho afán y gran zumbido un día

Iba un Abejarrón picando flores,

A tiempo que venía

A coger materiales una Abeja

Para hacer sus labores.

De ello el Abejarrón le forma queja,

Y haciéndole parar en su carrera,

Enfadado de habló de esta manera:

“Cansado estoy de oír tus alabanzas,

que yo no sé por qué te las tributan

todas son desconfianzas,

y misterios ocultos de tu obra:

si los bienes y males se computan,

parejas van las cargas, nada sobra,

y si das miel y cera en tus panales,

también das picaduras infernales.

Querido, nuestra Abeja le responde,

usted tiene razón, pero yo doy

la utilidad que dar me corresponde,

y aunque imperfecta soy,

por una picadura hago mil bienes;

en nada de esto tienes,

las flores sin provecho

destrozas, los maderos despedazas,

y por mi dardo estrecho,

tú encajas donde puedes dos tenazas.

¿Y no es modo de pensar muy recto,

que el que es útil y tiene habilidades

tal cual es se perdona su defecto?

Pero si son sus gracias falsedades,

Calumnia, robo y vicio sobre vicio,

¿Habrá lugar al mismo beneficio?”

Si el parecer alguno contradice

Téngalas con la Abeja que lo dice.

 

Núñez de Cáceres utiliza la figura del abejorro y de la abeja, para demostrarnos  el cómo los hombres somos intolerables ante los defectos de los demás y se valen de ellos para humillar, pero no se dan cuenta de que las virtudes, aunque pocas, son las que ayudan a construir una sociedad mejor.

 

Fuentes:  https://mieladictos.com/2014/09/16/la-fabula-del-abejarron-y-la-abeja-de-jose-nunez-de-caceres/

Ángeles, Arcángeles y Demonios

Los ángeles son seres espirituales que encontramos presentes en las tres principales religiones monoteístas: el cristianismo, el judaísmo y el islam. Su función es asistir y servir a Dios y en muchas ocasiones ejercer de mensajeros en su relación con los hombres. También se desempeñan como protectores de los seres humanos por mandato divino. En la Edad Media se estableció llamar ángeles a la última categoría de la división de estos seres en 9 “coros” de la que te hablamos en Supercurioso en el artículo: ¿Conoces los 9 tipos de ángeles? En esta ocasión queremos acercarnos más a estas criaturas celestiales y conocer nombres de Ángeles. Los sirvientes de Dios.


Historia de los Ángeles


Los ángeles, según la tradición religiosa, fueron creados por Dios mucho antes que los hombres. El judaísmo los considera hijos de Dios y miembros del consejo divino. Son seres de luz que sirven a Dios y realizan lo que él les ordena. Principalmente sus cometidos son introducir el alma en los niños recién nacidos, recoger la de los difuntos en el momento de la muerte, servir de mensajeros, etc. Se supone que son andróginos y que no comen. Si es necesario para su misión, adoptan forma humana y se dice que son bellísimos.

 

Fragmento Icono ortodoxo siglo XII. Nombres de Ángeles: Miguel y Gabriel.

 

La historia de los ángeles que recogen las principales religiones explica que vivían en el Cielo en armonía y sirviendo a Dios cuando uno de ellos, Lucifer, dominado por la soberbia quiso ser como Dios. Al mando de una hueste de ángeles rebeldes que lo siguieron intentaron tomar su lugar, pero sus compañeros que habían permanecido fieles, los vencieron bajo el mando del arcángel Miguel. Fueron cortadas sus alas, expulsados del cielo y cayeron al abismo: al infierno. Allí Lucifer se convirtió en Satán y representa el mal en todas sus acepciones.

Los Nombres de Ángeles


La palabra ángel nos ha llegado del latín, de la voz “ángelus”, y ésta derivaba de vocablo griego “ἄγγελος” “ángelos” que quiere decir “mensajero”. Si nos ceñimos al concepto de ángel como los seres celestiales que pertenecen a la novena corona de la jerarquía angelical, no son muchos los nombres de ángeles que se conocen. Entre los más habituales, está el propio genérico: “Ángel”.
 

Ángel – El Mensajero
Ariel – “León de Dios” aparece en la Biblia hebrea.
Arariel o Azariel, según el Talmud es el encargado de las aguas de la tierra y se le invoca para tener una buena pesca.
Abathar Muzania –  es  un ángel que se menciona en los escritos de la secta gnóstica de los mandeistas. Pesa las        almas         de     los difuntos y es el ángel de la estrella polar.
Lailah – es el único ángel femenino ya que a pesar de ser andróginos suelen representarse como de sexo masculino. Su nombre significa Noche y según el Talmud ayudó a Abraham.
Puriel – aparece en el apócrifo “Testamento de Abraham” y junto con Dokiel son los encargados de examinar las almas de los difuntos cuando llegan al cielo.


 

Henry Singleton , Ariel en la espalda de un murciélago


Sin embargo, muchos arcángeles, capitanes y líderes de los ángeles, si han merecido la dignidad de tener un nombre propio, recordemos algunos de estos nombres de ángeles de categoría superior:
Nombres de los Arcángeles

La palabra arcángel añade el prefijo “arch” a “angelos” para formar la voz griega αρχάγγελος (archangelos) . Arch significa “el que comanda”, “el que dirige” o “el que lidera”.


Aniel o Hanael, la “Alegría de Dios”, suele representársele vistiendo una túnica verde esmeralda y portando una linterna de color marrón. Es uno de los 7 arcángeles de la tradición judía.
Nuriel – “Fuego del señor”, responsable de las granizadas. A veces se manifiesta en forma de águila y es considerado protector de las embarazadas.
Miguel – Su nombre significa “¿Quién cómo Dios? y fue nombrado príncipe al derrotar al propio Satanás. Entre otros cometidos se encarga del entrenamiento de los ángeles custodios. Si quieres saber más sobre este arcángel, te invitamos a leer el post: El Arcángel Miguel. Todo sobre esta poderosa criatura.
Rafael – Su nombre significa “Dios sana” y es el protector de los novios y también realiza curaciones.
Gabriel – Su nombre quiere decir “fortaleza de Dios” y es el enviado de Dios para llevar mensajes importantes a los seres humanos.
Shamsiel – Es el que vigila a los ángeles caídos. Su nombre significa “Sol de Dios” y gobierna el 4º cielo.
Raguel – representa la justicia y la armonía así como también la venganza y la redención. Su nombre significa “Amigo de Dios”.
Uriel – “Dios es mi luz o Fuego de Dios”, es el guardián de la llave que abrirá la puerta del infierno cuando llegue el fin de los tiempos.
Azrael – “Ayuda de Dios”, para los musulmanes es el ángel de la muerte, pero para la tradición cristiana y hebrea es el encargado de recibir en el cielo las oraciones que envían los hombres.
Sariel – “Misión de Dios”, enseñó a los hombres muchas cosas, entre ellas el calendario lunar.

 

San Miguel Arcángel vence a Lucifer. Guido Reni, (1635)


Ángeles y demonios. Los nombres de los ángeles caídos

Los seres espirituales pertenecientes al mundo angelical se dividen en ángeles y ángeles caídos, aquí tenéis unos cuantos nombres de los que se consideran a la vez ángeles y demonios.


Ángeles caídos :


Abadón o Apolión – El “Destructor”, comanda un ejército de langostas. Para la mayoría de autores está al servicio de las tinieblas, pero algunos creen que puede estar al servicio de Dios.
Dumah – Es una figura que encontramos en la literatura rabínica. Es el ángel de la muerte, con mil ojos, que porta en sus manos una espada ardiente, representa la destrucción.
Gadreel o Gaderel – Se le considera el responsable de engañar a Eva.
Maalik – En la tradición islámica es el encargado del fuego del infierno.
Kushiel – El inflexible, es el que castiga a los hombres en el infierno.
Lucifer – El “Portador de la luz”, es el capitán de los ángeles caídos. El ángel más bello, que por su soberbia fue expulsado del cielo.
Satanás – Para el judaísmo, Lucifer y Satanás son dos entes diferentes. Satanás quiere decir “adversario” en hebreo.

 

El Ángel Caído (1877, Parque del Retiro, Madrid), obra de Ricardo Bellver
 

Fuentes : https://supercurioso.com/nombres-de-angeles-sirvientes-dios/

La Vega, Cuna de la Evangelización

Concepción de La Vega o La Vega, fue la puerta que dio paso a la evangelización de América. Con el sacramento del bautismo, el 21 de septiembre de 1496, el cacique Guaticagua y su familia se convirtieron en los primeros indígenas en experimentar la naciente experiencia de la fe cristiana católica en la isla, siendo así los fundadores de la primera comunidad cristiana del nuevo mundo, en 1503.

La educación de los aborígenes tuvo lugar por primera vez en La Vega, donde los franciscanos fundaron un convento y enseñaron español, música y los principios cristianos.

Primera misa
Esta provincia, enclavada en el valle que lleva el mismo nombre, sirvió de escenario para que en 1510 el padre Bartolomé de Las Casas celebrara su primera misa.

Cabe resaltar que el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez es oriundo de La Vega.

A los datos que aporta monseñor Antonio Camilo González, obispo de la Diócesis de La Vega, añade que los primeros evangelizadores fueron fray Ramón Pané, fray Juan De Laulle y fray Juan Tisín.

Monseñor Camilo González cuenta además, que, Pedro Suárez Dessa fue el primer obispo de La Vega.

Fue el primero en llegar a América y ejercer el ministerio episcopal.

Influencia del Padre Suarez Dessa  :

Socialmente se sintió su impacto e influencia; estimuló el cultivo de la caña y la producción de azúcar. Además, solicitó al rey de España apoyo para el impulso de esta actividad económica que por siglos fue parte importante de la economía de la isla.

En La Vega, fray Pedro de Córdoba pronunció el sermón de Adviento de fray Antón de Montesinos  La comunidad católica de La Vega está de júbilo.

El Papa Benedicto XVI ha declarado Jubileo Diocesano y ha concedido Indulgencia Plenaria, es decir, una gracia especial a los peregrinos que visiten el Santuario de Las Mercedes en el Santo Cerro y la Catedral Inmaculada Concepción.

Diócesis de otras provincias han peregrinado para visitar la catedral y recibir la indulgencia, manifiesta el obispo.

Historia y patrimonio tangible  :

La Vega, desde la fe de la Iglesia católica como escudo, jugó un papel preponderante en el enfrentamiento a la tiranía trujillista.

El historiador, escritor e ingeniero vegano, César Arturo Abreu testifica que monseñor Francisco Panal, uno de los que más enfrentó a Trujillo, obligó al tirano con su sermón a hacer una genuflexión, es decir, una reverencia frente al Santísimo en la Catedral.

Abreu recuerda que Panal pronunció un discurso en contra del dictador y a la hora de consagrar la hostia, con el Santísimo en manos, dijo “en estos momentos todo el que se profese cristiano que se arrodille ante el Señor.

No hay nada más grande que el Señor”. Al ver que Trujlillo no se doblegaba, repitió varias veces y entonces el tirano hizo la genuflexión. “En ese momento el padre bajó el Santísimo”, afirma César Arturo, quien presenció la acción histórico-religiosa.

A propósito de la celebración de los 500 años de la evangelización, César Arturo Abreu presentó esta semana en la Feria del Libro la obra “Cuna de la evangelización de América. Primicias de La Vega Real”, de Monseñor Juan Antonio Flores, obispo de La Vega.

Santuario del Santo Cerro
Este lugar es un emblema de la provincia. Cientos de fieles peregrinan hasta llegar allí. La historia cuenta que, donde está ubicado el santuario, Cristóbal Colón mandó a colocar la primera cruz de América. La historia del Santo Cerro nada tiene que ver con las leyendas que se cuentan, asegura el historiador César Arturo Abreu.

En el camino hacia el santuario, se observan pequeños monumentos que recrean los sagrados misterios.

Durante la celebración de los 500 años, quienes visten este lugar, recibirán el privilegio de la indulgencia o la gracia otorgada por el Papa Benedicto.

La Catedral y su simbolismo :

La Catedral constituye el principal ícono de la ciudad.

Muchos desconocen el simbolismo que encierra su diseño arquitectónico. En sus apuntes “Simbología arquitectónica de la Catedral de La Vega”, César Arturo Abreu describe la infraestructura de la edificación religiosa, la cual es “todo un poema alegórico de simbologías bíblicas”.

La simbología está inspirada en el número 12, el cual posee un significado especial: las doce tribus de Israel, doce puertas de Jerusalén celestial, los doce hijos de Jacob, los doce apóstoles.

Por todo esto, la fachada del edificio posee doce columnatas cilíndricas, doce puertas, doce arcadas, doce vitrales y doce metros de altura. Veinticuatro -múltiplo de docees la altura del campanario, que exhibe tres volúmenes que representan la Sagrada Familia: San José, la Virgen María y Jesús.

En el interior, el techo y sus luces, simbolizan parte del capítulo 1 del libro del Génesis que narra cuando Dios creó la luz. Junto a la puerta que conduce a la Capilla del Santísimo, se encuentra una representación de San Pedro y San Pablo, pilares de la iglesia.

La Capilla del Santísimo simboliza la ballena que se tragó a Jonás. Ahí, debajo de la capilla descansan los restos de obispos de la Diócesis de La Vega, y hay disponibles dos tumbas vacías, una de ella espera por los restos de Cristóbal Colon, quien pidió en su testamento que lo enterrasen en La Vega.

 Ruta de la Fe y Museo Sacro de La Vega :

La importancia religiosa que representa La Vega, ha motivado al Ministerio de Cultura. Se empezó a habilitar para ubicar un museo sacro, la vivienda histórica de Zoilo García, donde también vivió Fabio Fiallo y se hacían las populares tertulias culturales.

Este museo será parte de la Ruta de la Fe, que tendrá como otros lugares el Santo Cerro, las ruinas de La Vega Vieja y la Catedral. Como parte del proyecto se pretende entrenar un personal que funja como guía turístico, ya que esta provincia no cuenta con guías y cuando grupos tanto locales como extranjeros visitan esta provincia rica en historia y cultura, reciben los datos históricos de las voces de ciudadanos voluntarios como César Arturo Abreu y Torres Petitón.

En el museo se exhibirán, entre otras piezas, la única evidencia física que se tiene de Colón: el pedazo de madero del que hicieron una cruz.

Connotación religiosa :

A más de un nombre se recurre para referirse a la ciudad culta, olímpica y carnavalesca. La Vega, La Vega Real, La Vega Concepción y La Concepción de La Vega, este último, el original.

Fuentes : Listin Diario

Las Tembladeras de La Vega Real

La nombrada Vega Real es una intensísima llanura con muy poca elevación sobre el nivel del mar. Comprendía esta Vega una gran parte del antiguo cacicazgo de Maguá, que según dice el historiador Antonio del Monte y Tejada, quiere significar la llanura donde hay agua y cuya traducción del lenguaje tahino es la verdadera, pues la palabra Maguá está compuesta de dos palabras tahinas mai, palabra hebrea, en caldeo maya agua, agua del océano y agua, palabra hebrea que significa medio centro, por lo que la etimología es de En medio de las aguas.

El padre Bartolomé de las Casas aseguraba que corrían por el valle más de tres mil ríos, entre los cuales había doce tan ancho como el Ebro y el Guadalquivir. Tal teoría ha sido criticada por historiadores contemporáneos, los cuales han techado de hiperbólica la descripción del padre Las Casas. Considero según el escritor Dr., Alberti Bosch, que unos y otros tienen razón; que los últimos narradores no se han dado cuenta de lo sucedido.

Señalando en su consideraciones el prestigioso galeno y antropólogo. A medida que ha sido emergiendo la isla por ascensiones bruscas e interminables, fue aumentándose el declive del nivel de los ríos, siendo hoy en día mucho mayor su corriente de lo que era anteriormente, lo que ha dado por resultado la disminución de sus cauces, por se sus corrientes más rápidas

Es tan cierto, que muchos veganos me han asegurado, ser el Río Camú, hoy en día menos caudaloso de cuando eran niños y basta fijarse en los antiguos lechos del río y compararlo con los que ahora tiene, para comprender la verdad de lo que dicen mis amigos.

El cambio habido en la topografía, climatología y flora de esta isla durante los más de cuatrocientos años del descubrimiento hasta la fecha (1912), hado como resultado, que los visitadores contemporáneos le haya sorprendidos el contraste entre los visto por ellos y las descripciones de los cronistas del tiempo de la conquista.

Y estas transmutaciones topográficas, climatológicas estriba la explicación de muchos acontecimientos históricos y prehistóricos que en la actualidad parecen sobrenaturales e increíbles.

Si esta comarca estaba surcada por tantos ríos. Si lo que es hoy Península de Samaná era antiguamente una isla. Si esta bahía llego con el tiempo hasta lo que es en la actualidad la población de Moca ¿tendría nada de sobrenatural que a esta región se le llamasen el centro o lugar de las aguas?

Me parece, dice, el antropólogo radicado en La Vega, que la etimología de la palabra Maguá, ya sea por llanura donde hay agua, que le da Antonio María del Monte y Tejada o bien centro de las aguas, que le doy yo. Es la más acertada, que la traducción de la palabra tahina por el idioma hebreo es una de las tantas prueba del origen semítico de los indios quisquíllanos.

Cuatro puntos principales hay en el mapa de esta comarca sobre de los cuales debe de fijarse en la atención y son; SANTIAGO, LA VEGA, MACORÍS Y EL COMEDERO, los cuales según mi opinión y la de mi amigo el ingeniero Don Zoilo Hemógenes García, fueron puerto del antiguo mar, que ocupaba este valle, la actual Vega.

Esta opinión está confirmada por la narración que me hizo el ingeniero de la compañía del ferrocarril de Samaná a Santiago M.W.B. Russlle. Dijote este señor < con el propósito de hacer un puente sobre el Río Camú a cuatro kilómetros de la ciudad de La Vega, y a noventa de la costa, practico varios sondeos a cada lado del Río y a cien pies de profundidad solo encontró légamo habiendo encontrado una capa de ostiones a ochenta pies >.

También me dijo este señor que durante diez años fue empleados del ferrocarril, que sobre la cordillera que corre en la parte sur de la bahía de Samaná, se encontraban ostiones y caracoles de mar, lo que es una de las tantas pruebas de que la isla ha ido emergiendo.

De Matanzas a la desembocadura del Río Yuna hay dos canales, a los cuales se le llama Los Esteros, el Grande y el Pequeño, que aún mantienen a la península separada del resto de Isla.

Estos canales son navegables en gran extensión por embarcaciones de cien toneladas, y se dice que el filibustero Cofresí los utilizaba para pasar, en poco tiempo desde el Mar de las Antillas hasta el centro de la isla.

Aún existe entre los Esteros y la desembocadura del Río Yuna, separando la Península de Samaná del resto de la Isla, una ciénaga que tiene trece kilómetros de extensión , terreno que va emergiendo y secando, en los cuales se van fomentando potreros..

Existe así mismo al final del valle de La Vega y detrás del Santo Cerro, otra ciénaga que ya se ha secado, a la cual llamaban las Tembladeras. (2) < Voy a explicar que son las Tembladeras, lugar situado detrás del Santo Cerro, más allá del Arroyo Colorado y de donde fue fundada la antigua ciudad de La Vega Real..

Parece que al ir emergiendo la Isla y retirándose la bahía de Samaná, quedo una ciénaga en el mismo lugar que hoy se llama la Tembladeras. Esta ciénaga aislada, formó una laguna, que fue secándose y sobre la cual habían extendidos los árboles sus raíces; haciendo una especies de piso falso encima del agua.

Si una persona percutía allí, sobre de aquel falso piso, se movían y se cimbreaban los árboles del alrededor como sucede con los muebles de una habitación cuando se va andando sobre de un piso que no estás bien afirmado.

La vegetación, el légamo, las conchas, los animales acuáticos, los detritus de todo ese mundo pequeño habitado y la elevación del terreno, todo ha sido secando el lugar y las Tembladeras se han convertidos en tierra de labor donde los campesinos (lugareños) hicieron conucos.

Pero le ha sucedido, que al ir a darle fuego a una empalizada o a una tumba, ha ardido todo terreno a consecuencia de haberse formado una turbera (primer periodo del carbón de piedra) en esos terrenos pantanosos y de poco fondo, por el crecimiento y construcción de las plantas y la acumulación de los animales, que viven y mueren en el lugar.


No hay que decir de la fantástica leyenda, que los habitantes de esa comarca han hecho de todos esos fenómenos naturales porque ellos no se los explican. Toda la extensión que hoy ocupa La Vega Real, fue en un tiempo inmensísima bahía que ido desapareciendo a medida que la Isla ha ido emergiendo, trabajo que no ha terminado, y al irse retirando las aguas fueron cambiando de lugar los puertos y secándose la bahía convirtiéndose en sabanas la que ante ocupaba el agua de mar.

La Sabana de Pontón. Angelina, lugar situado sobre la margen del Río Camú, donde hoy existen ruinas de murallas de piedra seca, (paredes en seco como se hacen en Europa), fue unos de los antiguos puntos de embarque y desembarque, que pusieron en comunicación el Cibao con la bahía de Samaná por el intermedio de los Río Yuna y Camú.

En el diagrama de corte longitudinal del ferrocarril que va desde Sánchez a La Vega, y que para mi lo hizo el ingeniero Zoilo Hemógenes García, podrá verse la elevación sucesiva que va teniendo el terreno a medida que va emergiendo; y en otro diagrama, tomado del mapa de la Isla hecho por el Sr. Robert Schom Burgk, podrá darse una idea de la poquísima elevación que tiene el valle sobre el nivel del mar.

Si a la mayor profundidad que en tiempos anteriores tenían los ríos que surcaban este valle, se agrega el pequeñísimo calado de las embarcaciones de los indígenas (canoas), se comprenderá que la vía fluvial debido ser un gran recurso para la comunicación entre a aquel laberinto de islas y canales.

Los distintos terremotos que asolaron la comarca, las rocas madrepóricas que existen al confín del valle y unos volcanes de bodoque hay junto al lugar llamado las Tembladeras, todo asegura que sigue el proceso de emersión y que el perímetro del valle se va agrandando.

La inmensísima Vega Real es efectivamente un terreno ganado al Mar, rodeado de rocas que aún conserva la impresión del oleaje. Llenando con detritus madrepóricos, arenas, y restos de vegetales que arrastraron los ríos cuyo cauce se va agotando con agotaron el oro de sus riberas los implacables conquistadores..

Hace más de tres mil años que marinos de Tiro y Sidón amarraron sus naves juntos a esas rocas que ahora están dentro de la Isla de Santo Domingo Este tema será tratado en otro trabajo.

Fuentes: http://desdelavegardubsolis.blogspot.com

Iglesia La Altagracia Santiago de los Caballeros

La iglesia La Altagracia, elevada a categoría de Santuario Mariano Arquidiocesano en el año 2000, es un icono arquitectónico de esta ciudad, pues sus torres se divisan desde cualquier punto, y no hay imagen panorámica donde no esté presente esta edificación.
 
Aunque es la segunda en importancia en Santiago, actualmente ocupa la primacía, pues el cierre de la Catedral Santiago Apóstol por su remodelación desde hace más de un año, ha hecho que las principales actividades religiosas se trasladen aquí. Además, por tradición, las procesiones que se realizan durante todo el año, comienzan o terminan aquí.
 
La iglesia, que en sus inicios estaba construida en madera, siendo la primera edificación dedicada a la Protectora Nacional, fue bendecida el 4 de abril de 1874 y el 22 del mismo mes fue erigida a sede de la parroquia de Nuestra Señora de la Altagracia mediante decreto del arzobispo Fray G. A. Santaché, delegado apostólico de la Santa Sede, quien daba vigencia así a una división eclesial ordenada en 1854 por el Arzobispo Portes.
 
Ubicada en la emblemática calle El Sol, esquina General Luperón, la construcción del actual templo fue iniciada en el 1947, a iniciativas del párroco Cipriano Fortín, y concluida en 1953, sustituyendo a la vieja iglesia de madera, de acuerdo con lo informado por su actual párroco, padre Juanito Rodríguez.
 
Sus torres, aunque se realizaron más alta de lo previsto en el diseño original, se han convertido en parte del paisaje de la ciudad de Santiago, y en un hito de referencia. Pintada de blanco, como uno de los colores marianos, en el interior del templo se destaca el presbiterio por lo elevado que está, facilitando que los feligreses puedan observar mejor a los celebrantes de los diferentes oficios religiosos que se realizan aquí.
 
El altar, hecho en mármol, es otra de las características de la iglesia; y detrás de este se vislumbra el Cristo crucificado, y en la parte superior hay un cuadro de la Vírgen de la Altagracia pintado por el artista Yoryi Morel. Los ornamentos, imágenes y campanas de la antigua iglesia fueron trasladados al nuevo edificio, pero luego fueron depositados en la sacristía.
 
Para saber más
 
Oficios religiosos
De lunes a viernes la iglesia ofrece dos misas: una a las 6:30 de la mañana y otra a las 5:30 de la tarde, mientras los fines de semana tienen un total de siete misas en diferentes horarios.
 
Cuna de entidades
La Cooperativa de Ahorros y Servicios Múltiples, que hoy día cuenta con miles de asociados, surgió en el seno de esta iglesia hace unos 60 años, aportando significativamente al desarrollo de la ciudad; así como la Sociedad San Vicente de Paúl y Los Caballeros de la Altagracia.
 
Factor social
Desde el año 1972 la iglesia cuenta con un dispensario médico que ofrece servicios de salud a miles de personas; así como un comedor donde cada día, unos 25 niños de escasos recursos van a comer y además reciben formación humana y cristiana. El padre Juanito dice que por falta de espacio no pueden ampliar el programa para beneficiar a más niños.
 
Feligresía
Después del de Higüey, este santuario mariano es el de más renombre del país, ya que es un santuario regional, donde vienen visitantes de las 14 provincias del Cibao. El padre Juanito Rodríguez dice que aunque no se ha hecho una contabilidad, se estima que cada 21 de enero, cuando se celebra el Día de La Altagracia, el templo es visitado por unas cien mil personas desde las cuatro de la madrugada hasta las ocho de la noche, sin contar los días del novenario.