Batalla del 30 de Marzo de 1844 PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 37
MaloBueno 

La ciudad de Santiago de los Caballeros en varias ocasiones ha sido víctima de horrorosas invasiones, las que han conllevado a saqueos producto de las ambiciones desmedidas de quienes se dedican a tales acciones. Entre las invasiones que ha sufrido Santiago, el enfrentamiento bélico registrado el 30 de marzo de 1844 en Santiago, en donde los miembros del recién formado Ejército Dominicano derrotaron una vez más al haitiano la más cruel y sangrienta.

En el año 1822 mediante la ocupación haitiana, Santiago y todo el país fue invadido por el presidente haitiano, Jean Pierre Boyer. Luego de 22 años de soportar la ignominia haitiana en nuestro suelo patrio, un grupo de dominicanos de ideas liberales, decidieron que debían separarse del yugo haitiano, la nación debía ser libre e independiente de toda potencia extranjera.

La parte dominicana en dicha batalla estaba bajo la dirección del general José María Imbert, Francisco Antonio Salcedo, Fernando Valerio y otros oficiales, por otro lado, quien dirigió el ejército invasor haitiano de Charles Herard fue el general Pierrot.

Según la historia los hechos de la batalla del 30 de marzo ocurrieron de la siguiente manera:

El 29 de marzo de 1844, al atardecer, llega al hato de Yaque el general Pierrot con sus tropas divididas en dos columnas La primera (a la izquierda), bajo su mando personal, cruza el Río Yaque del Norte por el lugar La Emboscada, sube la Cuesta de Rafey, pasa por Hoyo de Lima y acampa y se atrinchera en la margen derecha del Río Gurabo (Arroyo Gurabito, en la actualidad).

La segunda (ala derecha),comandada por el General St.Louis,cruza por La Herradura y acampa en La Otra Banda,en la margen izquierda del Río Yaque del Norte,al sur de la ciudad de Santiago.

Al consumarse la Proclamación de la Independencia el 27 de Febrero de 1844 ,llega la noticia a Haití precisamente cuando un golpe de estado es inminente contra Charles Herard, gobernante catalogado por el historiador Haitiano James G. Leyburn como" un analfabeto carente de todo dote de estadista".Pero a nuestro juicio no lo suficientemente torpe para dejar de aprovechar coyunturalmente esta oportunidad que le ofrecía el destino, y poder solapar el incipiente golpe de estado que se gestaba en su contra, exaltando el Nacionalismo Haitiano, unidad y otras tantas cosas mas,con la finalidad de poder cambiar la óptica de incapacidad hacia su persona y así mantenerse en el poder tras vencer al "débil oponente" que se sublevaba.

Aunque también cual arma de doble filo,sin lugar a dudas Herarld quizás no dejo de apreciar el grave peligro que le esperaría a Haití,en caso de este fracasar,al verse emparedada entre dos colonias (Cuba-Rep.Dominicana).El tiempo para el Gobernante Haitiano era vital ya que la manipulación geopolítica de grandes potencias ya era un hecho,muestra de ello lo era la presencia en ese momento de buques de guerra Franceses en el lado Este de la Isla,con planes de ayuda a la causa" Dominicana " a cambio de la península de Samana,tal cual como lo explica el Cónsul en Pto. Príncipe USSBER en su comunicado a Lord ABBERDEEN enviado el 21 de MARZO 1844.

Es por todas estas crisis y otras tantas mas, que no es de asombrar el alto grado de desorganización y premura con que se preparo el ejercito Haitiano , que para poder ser magnificado en numero, se alimento de muchas tropas irregulares – voluntarios -compuestas por todo hombre que pudiera portar un fusil. Ya para el 4 de Marzo, el presidente Charles Herard Aine, mediante decreto de la Asamblea constituyente de Port-au Prince, tenia la potestad para marchar sobre la parte oriental o "Dominicana" de la isla,con todas las fuerzas disponibles ( cantidad que oscilo entre los 25,000 a 30,000 hombres ). Sobre esto USSBER en un comunicado , fechado el 8 de Marzo de 1844 dice lo siguiente : "si los españoles estaban resueltos a sustentar su independencia, la cuestión de la lucha aprecia ser altamente dudosa, ya que el ejercito republicano (haitiano) se encontraba muy mal disciplinado, mal armado( mejor armado que el ejercito Dominicano ) y sobre todo indispuesto y según se rumoraba estaban desertando al salir de la misma ciudad".

Las tropas de invasión Haitiana comenzaron a movilizarse hacia la frontera a partir del día 10 de Marzo, dividiéndose en tres grandes columnas de asalto. La del propio presidente Herard tomando por las Cahobas; la del general Souffront que avanzo por Neyba con la finalidad de ambas atacar de manera combinada a Azúa y la del norte comandada por el general Pierrot con la mision de apoderarse de Santiago y Puerto Plata. El objetivo de todo esto era controlar los precitados puntos estratégicos en el Norte y el Sur, para posteriormente avanzar en pinza sobre la ciudad amurallada de Santo Domingo, defendida aproximadamente por 12,000 combatientes.

En nuestro caso particular como es de entender, nos concentraremos en el avance del Gran Ejercito Expedicionario del Norte, con un grueso aproximado de unos 15,000 hombres, el cual se enfrentaría contra el recién creado "ejercito Dominicano" , en la gloriosa Batalla de Santiago del 30 de Marzo de 1844". Donde pese a que los Dominicanos tuvieren la ventaja de defender una posición fortificada no le ayudaba la gran desventaja numérica, la carencia de armamento, y el conocimiento detallado de los haitianos de las disposiciones defensivas y características topográficas del terrenos favorecía por mucho a los Haitianos.

Quiénes se distinguieron en esta hazaña

El Francés:José María Imber, Jefe del movimiento de Moca y héroe principal de esta batalla,al ser mandado a buscar,aprovecha el poco tiempo que tiene para organizar los batallones bajo su mando y poner en práctica las tácticas de guerra, las que fueron certeras.

Su táctica consistió en abandonar la idea de ir al encuentro del enemigo y concentrarse en la defensa de Santiago.Atrincheró la ciudad con tres fuertes: Dios, Patria y Libertad, colocando cañones en cada uno.

Asignó como jefe de artillería al Capitán José María López, captando así la confianza del pueblo y de las tropas.El Gral.Pelletier jefe del recinto.Salcedo y otros generales fueron encargados del fuerte San Luís.A Fernando Valerio con su compañía, los colocó como su avanzada.

Juana de la Merced Trinidad, a quienes apodaron Juana Saltitopa, La Coronela, oriunda de La Vega y residente en Santiago, el 30 de marzo tomó las armas, se vistió de hombre y con su coraje sirvió para dar valor a muchos hombres, además tuvo el valor de ir y venir tantas veces al río Yaque a subir cubos de aguas para enfriar el cañón dispuesto en el fuerte la Libertad. Por su valentía y destreza fue llamada la Coronela.

También formaron parte importante de esta gesta histórica José Desiderio Valverde, Francisco Ant. Salcedo,Pedro Ramón de MENA,Pedro E.Pelletier,Achilles Michel,Pedro Ezequiel Guerrero,Toribio Ramírez,Angel Reyes,Francisco Caba,Bartolo Mejía,Andrés Pichardo,Juan Franco Bidó,José Hungría,Marcos Trinidad López,entre otros.

Importacia histórica de la Batalla del 30 de Marzo

El triunfo de la batalla de Santiago hizo crecer el patriotismo y la fe en los destinos de la Nación recién liberada.

Constituyó una de las batallas decisivas para consolidar la Independencia Nacional y la República, porque si ese gran ejército no hubiera sido detenido,“la ciudad hubiera sido saqueada y quemada por Pierrot, hubiera tenido una trascendencia tan funesta y trágica, que aún hoy fuéramos…posiblemente haitianos”(Priego, ob. Cit., pág.156)

Hay que resaltar también que el ejército haitiano,aunque estaba bien armado no tenía ese fervor, ni estímulo de lucha que demostraban los dominicanos.Sólo obedecían órdenes de sus gobiernos,quienes obsesionados por la unificación de la isla, los hacían salir de su patria en contra de su voluntad.Por eso perdían una y otra vez, no porque les faltara coraje, además la situación política en Haití era muy inestable,el régimen de Charles Hérard estaba al borde de desaparecer,lo que tenía a Pierrot muy exaltado,por sus desmedidas ambiciones de poder.

Una, otra y tantas veces las huestes haitiana se hicieron presente en el territorio dominicano, tratando infructuosamente de unificar nuevamente la isla para imponer sus leyes, su religión, su lengua, su costumbre, en fin su cultura. También para compartir el pago de sus acreencias, entre otros objetivos. Una y otra vez el pueblo le dijo que No. Pero su legión no ha dejado de estar entre nosotros, mediante la neo-invasión, o sea invasión pacífica. Ellos están aquí con nosotros, compartiendo nuestras penas y alegrías, nuestras fiestas,nuestro carnaval,nuestros empleos,nuestro suelo.

Fuentes: http://www.wikidominicana.edu.do/wiki/Batalla_de_30_de_Marzo